NOTICIAS

PRINCIPALES CUIDADOS PARA UNA COSECHA DE CALIDAD

12-02-2018

Mes de febrero y la cosecha de avellano europeo en Chile comienza a acercarse, y para ello, siempre es bueno tener presente algunas recomendaciones y conceptos, que pueden ayudar al agricultor a realizar una cosecha eficiente, y asegurar un producto de buena calidad.

La cosecha empieza una vez que alrededor de un 40% de la fruta haya caído al piso. Puede realizarse de forma manual (generalmente en huertos jóvenes o en sectores complicados) o mecánica, por medio de máquinas autopropulsadas o remolcadas por tractores. Es fundamental cosechar la fruta de la manera más rápida posible, tratando de terminar antes de que comience la época de lluvias. Una vez cosechada, la fruta tiene que ser almacenada en un lugar fresco y protegida de las lluvias, y sometida lo ante posible al proceso de limpieza y secado.

Limpieza y secado

Una vez cosechada, la fruta tiene que ser secada lo ante posible, con el fin de bajar la humedad a un nivel del 6% y así detener todos los procesos de detrimento de la calidad. En el proceso de limpieza los frutos son separados de las materias extrañas por tamaño y diferencia de peso, por medio de calibres, flujos de aire y trampas de agua. Una vez limpia, puede ingresar a los secadores, donde la humedad es bajada, alternado ciclos de calentamiento y enfriamiento, de manera tal que la fruta no se seque demasiado rápido y así evitar la partidura de la cascara.

En esta etapa, es fundamental que los productores que cuentan con su propio sistema de secado, se informen bien sobre la forma correcta de secar las avellanas y sobre los riesgos resultantes de un mal secado.

En resumen, se debe considerar hacer una cosecha rápida, almacenaje adecuado y breve, y secado correcto. Una vez secada, la fruta es sometida a nuevos análisis para la determinación del rendimiento.

Parámetros de recepción

Los parámetros de calidad que se evalúan al momento de la recepción de la fruta son los siguientes:

Humedad: nivel máximo del fruto = 18%, fundamental para asegurar un buen secado. (niveles más altos serán evaluados caso a caso, en relación a las condiciones climáticas del año.

Moho: menor al 2%. En este sentido, las medidas para lograr una mejor calidad apuntan a realizar una cosecha temprana y rápida, evitar periodos de lluvia, eliminar fruta del año anterior, y almacenaje breve y en lugares oportunos.

Chinche: menor del 5%. Para el manejo del chinche es recomendable realizar un buen control de malezas y deslindes. Asimismo, monitoreo constante, y aplicaciones para control del insecto.

Fruta del año anterior/ Moho visible: menor del 1%. Para ello, es importante eliminar los residuos de temporadas anteriores, antes de comenzar la cosecha.

Chupadas: menor del 1%. Para evitar esta condición de la fruta es recomendable realizar riegos y fertilizaciones oportunas, tanto en cantidad como en el momento adecuado.

Partidas o sin cascara: menor del 3%. Para evitar que frutas partidas o sin cáscara, es importante secar la fruta de manera correcta, sin bajar la humedad excesivamente y demasiado rápido.

Mezcla con otras variedades: menor del 10% . Para ello, se debe cosechar los polinizantes separadamente de la variedad principal.

Vanas: menor del 20% . Para esto, es necesario regular oportunamente la cosechadora para que deje en el piso los frutos vanos.

Cabe destacar, que todos los parámetros mencionados van a influenciar la aceptación de la fruta y el rendimiento final.

Lugares de entrega

  • Predio San Sebastián, Comuna de San Rafael, Región del Maule.
  • Predio San Gregorio, comuna de Ñiquén, Región del Biobío
  • Predio Caracas, Camino a Cunco, Región del Araucanía.

 

ENCUENTRO ANUAL DE PRODUCTORES DE AVELLANAS 2018

SEGUIR LEYENDO

AGRICHILE INTRODUCE A ESTUDIANTES EN EL CULTIVO DE LA AVELLANA EUROPEA

SEGUIR LEYENDO